viernes, 25 de marzo de 2011

¿Cómo se puede ser tan tonto?

Además de mis funciones como programadora informática, parece ser que ejerzo como psicóloga oficial de las mujeres de la limpieza.

Hace ya unos años una mujercilla a la que creo que le faltaba algún chispazo de cordura se quedó maravillada por mis figuras de papel, y al tiempo cometí un grave error: regalarle una de ellas.
Tan solo era un cuadrado de papel con forma de caballito de mar, pero para aquella mujer fue como si le hubiera hecho el regalo mas preciado que podían hacerle, y me entregó una confianza que no había luchado por ganar y la cual ni siquiera quería (aunque suene cruel).

Desde esa mañana, cada día a las dos de la tarde venía a buscarme.
Aparecía por mi espalda y me hacía salir al pasillo sin que le importara lo mas mínimo si estaba mi jefe presente o si estaba reunida, y si no me encontraba en mi sitio preguntaba por mí y me esperaba a pesar de no saber ni mi nombre.
En algunos casos le decía que no podía salir porque estaba ocupada, pero otros días algo en su mirada hacía que me sintiera incapaz de rechazarla de nuevo y salía a escucharla, simplemente era eso lo que necesitaba, ser escuchada.

Día tras día las historias sobre su hija, "la Lore", se repetían. Me preguntaba qué podía hacer con ella, se preguntaba a si misma por qué no podía ser como yo, y todo esto a pesar de apenas conocerme.
Siguieron las historias sobre su marido, sobre como la ignoraba y lo sola que se sentía en aquella casa que compartía con su familia, y por último comenzaron los llantos. Venía a mí con el simple propósito de desahogarse, yo, sin saber que hacer ni qué decir, me limitaba a callar y a elaborar en silencio excusas cobardes para terminar con esa situación. Mientras tanto, observaba las miradas de asombro y de incredulidad de mis compañeros que se tomaban a risa una situación que a mí empezaba a angustiarme.
Un día, con gran tristeza, me dijo que la trasladaban y no podríamos vernos. Ella lo dijo con lágrimas en los ojos, yo dando gracias a un dios en el que no creo.



Meses después, a la misma hora fatídica, conocí a su sustituta mientras limpiaba los baños, y todo comenzó igual pero distinto. No necesitó desencadenante para comenzar a contarme orgullosa la vida y obra de su hija "la Jenny" (juro que no me invento los nombres por muy típicos que suenen). Cada día que tenía la "suerte" de coincidir con ella en el baño me retenía durante mas de un cuarto de hora en el que simplemente me limitaba a escuchar, asentir y poco a poco retirarme hacía la puerta sin que ella fuera capaz de comprender que no solo estaba en el trabajo, sino que no me interesaba la vida de su hija.

Después de bastantes encontronazos tomé la decisión de evitarla. Pasaron meses hasta que me la volví a encontrar y me dijo "¡cuanto tiempo sin verte! ¿es que ya no vienes al baño?". Ese día habló durante horas (o eso me pareció a mí) de su hija y lo genial que es su vida, me cantó e ¡incluso me bailó! mientras yo agarrada al pomo de la puerta esperaba que terminara de hablar para poder escapar.

Y yo me pregunto, ¿cómo se puede ser tan tonto?, y por supuesto que no lo digo por ellas, lo digo por mí.

33 comentarios:

  1. O, más bien, ¿cómo se puede ser tan buena persona?
    Porque conozco yo un ciento que las habría mandado a paseo, o cuando más las habría ignorado.

    Un simple caballito de mar de papel, puede cambiar una vida...

    ResponderEliminar
  2. Jeje (Perdón) De tonta nada, comprendo que tiene que ser una situación compleja. Si alguien te ofrece una receta fácil, rápida y universal para salir de estas cosas no deberías hacerle caso. Eso si, se da cuando puede darse, si en algún momento consideras que la cosa no tiene sentido, por mucho que creas que estás ayudando, lo mejor es que agarres el pomo y salgas por la puerta. ¿Ves? Es fácil dar consejos para el lee esto sin ser tú, no me hagas ni caso.

    ResponderEliminar
  3. :( lo mas curioso de todo, sobre todo en el primero de los casos, es como un acto que para mi fue tan poco importante pudiera provocar todo eso. Supongo que mejor persona hubiera sido si hubiera sentido ganas de ayudar (si es que podría hacerse eso de manera sencilla)

    Sonámbulo la verdad es que sí, es más fácil dar consejos que tomarlos y ponerlos en práctica! fíjate que con jeovinos, vendedores varios o mormone me sale natural mandarlos a tomar viento, pero estas situaciones de ver a alguien que simplemente necesita hablar me superan. No estoy hecha para esas cosas.
    Las risas las entiendo, yo soy la primera que acabo riéndome de estas situaciones, además que no veas el cachondeo entre mis compañeros cuando les digo que a partir de las dos ya no puedo ir al baño!

    ResponderEliminar
  4. Eso es que inspiras confianza, por mucho que quieras ser dura, no puedes. Lo sé pq me pasa a mi lo mismo, jajajaja. Animo colegui.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. marikosan pues no sé qué decirte... ¿lo siento? :D yo he aprendido a no enviar señales que puedan malinterpretarse, como ir al baño! jajaja

    ResponderEliminar
  6. De ese miedo a parecer cruel, insensible o maleducado mucha gente se aprovecha.
    Tal como lo cuentas, pasado el momento, se lo puede imaginar uno con humor, aunque lo de "¡cuanto tiempo sin verte! ¿es que ya no vienes al baño?" también encaja en un registro psicopático.

    ResponderEliminar
  7. Ains, pues no sé cómo se puede ser tan tonta, pero a mí me pasa igual, (¿te acuerdas de la puri?). Me pasa bastante y lo chungo es que como no pongas barreras la primera vez, estás perdida!!!

    Es jodido, pero creo que un ejercicio bueno sería, cuando te de pena alguien que te está confiando sus cosas y desahogándose, pensar "no le importo lo más mínimo, no le importa que tenga trabajo que hacer, que esté ocupada o cómo estoy yo, es el colmo del egoísmo", y la pena que sientes se reduce considerablemente...
    Es más! ni si quiera sabía tu nombre has dicho! es un clon! a la Puri le pasaba igual, no sabía ni mi nombre y me utilizaba como psicóloga/súper mejor amiga!!

    Son una plaga... joder...

    ResponderEliminar
  8. La amabilidad se confunde a menudo con el interés o la amistad, sobre todo por personas muy necesitadas de atención y cariño, eso en el primer caso; el segundo es un caso claro de plasta profesinal.

    ResponderEliminar
  9. Debes escuchar muy bien. Sin dar consejos y sin juzgar que es lo que más necesita la gente.

    Díles que abran un blog, que ya les leerás allí.

    ResponderEliminar
  10. La gran enfermedad de nuestra sociedad es la soledad, el aislamiento que nos imponen a veces es tan cruel que intentamos huir de él de forma desesperada, provocando situaciones incomodas o cómicas.
    A mi a veces me pasan estas cosas y soy incapaz de dejar de escuchar y mientras escucho se que soy la única persona que lo hará y eso me pone triste, porque ese es el reflejo de la sociedad que hemos creado y en el que vivimos. Nadie tiene tiempo para nadie ¿Para que tenemos tiempo?
    Tendríamos que entender los síntomas de una sociedad enferma, para poderla curar, mientras estemos a tiempo.

    ResponderEliminar
  11. Piedra, un análisis perfecto de la situación. Explicas perfectamente lo que sentía al verme incapaz de rechazar escucharla, pero la situación era tan extraña que rozaba lo absurdo. Todos deberíamos poder tener a alguien a nuestro lado en quien confiar y al que poder hablar, pero este es un claro síntoma de la soledad en que se adentra la sociedad, no sabes en quien debes confiar o cómo hacerlo.

    Como tu dices, nadie tiene tiempo de nada. Tal vez yo era la única a la que contaba este tipo de cosas, y eso es muy triste.

    ResponderEliminar
  12. Herel la primera mujer me daba auténtica lástima. No soporto las lágrimas, me hunden, no sé nunca que hacer y tiendo a huir, y el ver a una mujer que confiaba en mi de esa manera aun sin conocerme me desarmó.
    Respecto a la segunda... creo que eran mas ganas de fardar de vida e hija y de aburrimiento en el trabajo que otra cosa. Hasta los webs de la Jenny!!

    Rune me alegra saber que el mundo está lleno de tontos!! :D
    claro que me acuerdo de la Puri, ya me fastidió que se fuera, no la llamas para ver qué es de su vida?? jajaja
    Sí, sería un buen ejercicio el hacer eso, pero no sé, si puedo ayudar aunque sea escuchando como una panoli me da pena no hacerlo... que sé que tal vez (seguramente) mi vida o problemas no le interese lo mas mínimo, pero aun así. De verdad que si hubieras visto lo demacrada que aparecía los últimos días que la vi no hubieras tenido corazón para ignorarla.

    forajido jajaja me ha gustado eso de plasta profesional!
    solo pido no acabar nunca así de sola...

    claudia ves, lo del blog sería una idea genial para este tipo de gente. Solo los que tenemos blogs sabemos lo terapeuticos que pueden llegar a ser.

    ResponderEliminar
  13. neko de esos en la estación tenemos "a patás". Que les da igual. Tu te haces el indiferente, el que no quiere saber nada. La única persona que los entendía era Javi un antiguo compañero que empezaba a contarle su vida, obra milagros o lo que fuera. Cuando se daban cuenta de que no podían hablar y solo lo escuchaban a él tardaban en aparecer.

    ResponderEliminar
  14. ¿Qué tal un: te dejo, que mi jefe me andará buscando? o similar e irse. O bien, te dejo que llevo mucho rato escaqueada, te dejo que tenía que hacer una llamada y se me había olvidado, etc.. En fin, algo de este estilo, sin herir los sentimientos del otro.

    En fin, consejos vendo que para mi no tengo.

    ResponderEliminar
  15. a mi me pasa con los clientes, parece que tengo un iman, en vez de un bar parece un gabinete psicológico, pero la diferencia que a mi me caen hombres.... imagínate! y yo si, si, si.....en fin.... que somo buenas gentes!

    ResponderEliminar
  16. De todas modos, tampoco cuesta tanto escuchar ¿no?...que nos estamos volviendo de un egoista que ya nos vale.

    ResponderEliminar
  17. A pseudosociologo no le ha caido nunca uno de estos, un día si, otro tambien, y otro y otro día más....

    ResponderEliminar
  18. ¿No es eso mismo lo que buscamos con los comentarios a nuestros post?
    La soledad...

    Salu2

    ResponderEliminar
  19. una pena muy grande por la soledad y la necesidad galopante de tanta gente de existir y ser escuchados. No sé qué decirte, yo soy un perfil parecido, y atraigo más de lo mismo. Con el tiempo he aprendido a cortar por simple instinto de supervivencia. Si no es una relación de dar y recibir, y sólo es de dar, la cosa ha de ser voluntaria, sinó entiendo que es un abuso, de la otra persona, o ni eso, a veces es una cantidad ingente de inconciencia. Pero por tu salud, practica el mirar a los ojos y soltar, me he de ir, no tengo tiempo. Todo es cuestión de práctica....besos!

    ResponderEliminar
  20. Toni... touché amigo :), pero no del todo.

    ResponderEliminar
  21. Jaja, tienes un imán para ciertas situaciones, me parece... a mi me sucede de vez en cuando algo muy parecido

    ResponderEliminar
  22. Buf te tocó! jeje La verdad debes de ser buena chica porque la mayoria de la gente no aguantaría tales "acosos". Eso, o te falta mala hostia! jaja

    Bicos!

    ResponderEliminar
  23. Atraes a las personas. Enhorabuena. ¿O no? Nunca se sabe...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. ¿Solo te ocurre con las empleadas de la limpieza?
    Mucho peor cuando pasa con un jefazo: te cuesta mucho más que no se note que te importa un carajo y que te molestan sus confidencias.

    En mi caso, he logrado ser el único al que la de la limpieza no trata de “don”. Quizás tenga algo que ver que le esconda de vez en cuando el carrito con la fregona, mopa y demás artilugios de su profesión.

    P.d.- No sé qué me pasaba, que cuando pulsaba tu nombre no me llevaba a tu perfil. Hoy, felizmente, ha funcionado bien.

    ResponderEliminar
  25. HAY PERSONAS QUE NO TIENE MÁS SALIDA QUE SU PROPIA PALABRA PERO LOS MUROS QUE HEMOS CREADO EN ESTA SOCIEDAD, Impiden muchas veces traspasar y encontrar a ese alguien que nos escuche.
    Estamos muy solos. Fíjate en el papel que cumplen los propios blogs donde escribimos. Buscamos con la palabra ser escuchados y si encima nos contestan hasta sonreímos.

    Un beso, cieliño

    ResponderEliminar
  26. Tal vez, todos somos el personal de limpieza de alguien más, sin embargo, y dejando a un lado la filosofía, tu sinceridad es tanta que he tomado la desición de seguirte, un saludo!!! :0)

    ResponderEliminar
  27. Querida Neko, estas mujeres ven en tu éxito lo que hubieran deseado para "la Lore" y para "la Jenny", en el fondo no te quieren: te envidian.
    Ahora bien, si necesitas desembarazarte de ellas de una manera elegante (como tu eres) préstales un libro (de esos jodidos) y un cd de ópera. Por el libro, a partir del sexto día les preguntas, todos los días; de la ópera les ilustras con tecnicismos. En poco tiempo te huirán o pedirÁn cambio de destino. No tengas piedad, piensa en tu cordura: el paraíso de los tontos es el infierno de los cuerdos.

    ResponderEliminar
  28. Por alusiones, a Bubo: soy psudosociologa, con a final, que siempre tenemos más empatía que los acabados en o.Y a mi no me han caido pesaos encima nuuuuunca.....si yo te contara....pero creo que no vale la pena.(estoy en modo ahorro)

    ResponderEliminar
  29. Jo. Me he sentido como ayer. Llevé a mi trasto a gimnasia (trampolín, para ser exactos) y, como es un sitio nuevo, me quedé a mirar. La hija de la entrenadora, que no me conocía de nada, me metía unos rollos de padre y muy señor mío que me obligaban a desconectar para sobrevivir. Y me imitó hasta a un lobo y un tigre. Es que debe tener unos 8 ó 9 años. Y yo no podía evitar pensar en cómo sería de mayor si a esa edad ya andaba así. Ni en qué novio tendría la suficiente paciencia de santo para soportar tamaños rollos. Y sabe mal pensar eso, porque es una cría, pero... ¡uf!

    ResponderEliminar
  30. no había yo respondido ya aquí a la gente?? este blogger que poquico me quiere a veces...

    bubo no entiendo lo de la estación, trabajas en una estación? yo creo que hay personajes de este tipo sueltos por todos sitios, son gente no solitaria, sino que se siente sola o necesitan demasiadas ganas de fardar de verdades o mentiras, ahí ya no entro.

    Pepe la verdad es que así escrito parece no solo lógico sino también sencillo, pero luego me cuestan mucho esas cosas, de muchas situaciones absurdas por el estilo suelo sentir que no sé cómo escapar.

    Juana jajaja es que es raro, no sé.. a mi nunca se me ocurriría contarle mi vida a alguien a quien no le interesa lo mas mínimo, ni soy capaz de regalar mi confianza de esa manera tan extrema, y sinceramente espero no llegar a hacerlo nunca.

    Mr. Rific tengo un imán para situaciones absurdas, sí...que suerte, ehh!! :D

    jordim, demasiado. Es muy triste ver una soledad así en una mirada.

    bitelino pues el caso es que para algunas cosas soy bastante maleducada sin pretenderlo, pero todo depende de quien tengas enfrente. Si tengo frente a mi a una persona necesitada, aunque sea de ser escuchada, no puedo ser maleducada, algo me impide serlo.

    rombo jajaja pues mira, enhorabuena, a veces sí, y a veces no, como en todo, ya se sabe.

    Luis bienvenido!! así que mi perfil estaba mal? es que tengo dos paralelos, igual alguno estaba malito o no sé.
    Lo de los blogs no sé... realmente todos queremos creer que escribimos para nosotros mismos y que nos da igual que nos lean o no lo hagan, pero en el fondo sabemos que no es así. De todas maneras yo no podría decir que estoy sola, es mas, ya quisiera a veces estar mas sola de lo que estoy! y sin embargo tengo esa especie de "necesidad" de escribir. Ni yo misma sabría explicar el porqué.

    Milú Es triste, verdad? yo es que no puedo encontrar nada peor que eso. Aunque ahora no es así, puedo dar fé de que sé lo que es la soledad en toda su magnitud, el sentir que estás solo y no hay nadie entre tanta gente dispuesto a escucharte porque no les importas. Aún así, uno de mis mayores defectos es el orgullo, y creo que sería incapaz de mendigar atención de esa manera.
    Que razón lo de los comentarios, es algo inexplicable el sentir que alguien que puede estar en el otro lado del mundo te escucha (o te lee), aunque no ve de tí mas de lo que tu mismo dejas ver.

    Rómulo bienvenido por aquí! :D
    Todos somos todos alguna vez, verdad? nunca hay que decir de este agua no beberé, pero sabes qué? de ese agua, no beberé.

    Pitt mi éxito?? bueno... si no hablamos de profesional, al menos como persona me siento bastante completa, personalmente para mí, es un éxito.
    Pues fíjate que sobre la Jenny no hace mas que contarme lo genial que es, las notazas que tiene, lo que viaja, todas las cosas que hace.... ayer tuve la última conversación con su madre (maldita vejiga). No es curioso que sepa el nombre de la hija y no de la madre?
    Oye, para este caso llego tarde, pero lo del libro me lo apunto, ahora... y si se lo leen?? ya me tendrían atrapada por siempre!

    pseudosociologa porque será que las mujeres tenemos mayor empatía? suena a feminismo del malo, pero creo que en general es cierto. Eso eso, tu ahorra, que ya te tocará lidiar con tus "señoras de la limpieza"

    Duschgel trampolín? hace artística? me encanta la gimnasia! :D
    Pues bueno, aún es una niña, todavía tiene salvación!! si simplemente se convierte en una de esas personas que no pueden parar de hablar y hablar y hablar, podrá darse por contenta, aunque a mi me saturen un poco esas personas!

    ResponderEliminar
  31. Yo no me habría abierto tan fácil con cualquier persona sabes? Pero considero que tengo tanta necesidad de compartir mis experiencias con alguien como esas señoras. Ojalá alguien escuchara con gusto. Independientemente de si son las señoras de limpieza, el vecino raro que no habla con nadie, el señor que vende periodicos en la esquina, el guardian del edificio, todos somos personas necesitamos ser escuchados. Útopico sueño el de todos ser hermanos no crees?

    ResponderEliminar
  32. En todo caso el título de esta entrada debería ser ¿¿¿¿Cómo se puede ser así de adorable?????
    Saludos

    ResponderEliminar

Si aún respiras... demuestramelo