jueves, 3 de febrero de 2011

Piedad

No entiendo por qué la he dejado en aquel portal.

Las calles están preciosas vestidas de blanco; me trasmiten la paz y tranquilidad que necesitaba.
A mi alrededor la gente parece no disfrutar de la misma manera; llevan caras de cansancio y hastío, lo habitual cuando algo se repite tantas veces como para perder cualquier atisbo inicial de magia. Camino lentamente entre miradas extrañas, bajo la nieve y sobre ella, observando al cielo llorar lágrimas heladas y sintiendo como los copos de nieve se derriten al contacto con mi cara. No siento frío; fuera es invierno, pero yo siento el calor del verano en mi interior. Me siento viva, incluso podría decir que feliz.

Observo a los niños; ellos todavía no han perdido la ilusión; tienen la suerte de haber nacido en el lugar adecuado, y de que el tiempo les pertenezca, de poder jugar con la tierra y todavía intentar beber de la lluvia. Me encanta mirar sus caras, son un espejo a la vida, pero han pasado muchos años y he visto demasiado como para poder creer que la felicidad pueda ser eterna.

Sigo mi camino.
No sé por qué la he dejado allí, no sé qué estaría pensando.

Deja de nevar. Los niños se llevan consigo todo sonido; puedo escuchar los pasos del silencio a mi alrededor.
Es una calle blanca; vacía y blanca. No hay coches que ensucien la afonía de este momento ni que delimiten la zona humana de la preparada para máquinas. Siento que esa calle es mía, que me pertenece, y cuando veo un chico observándome en la distancia me sumerjo en un instintivo estado defensivo, le apuñalo en la distancia obligándole a irse, y lo consigo. De nuevo es solo mía.

Ya no recuerdo que la dejé olvidada en un portal, ni me angustia la idea de no encontrarla al llegar, no me importa hacía donde me dirijo, dejo que la calle me guíe.
Sigo caminando, pero no reparo en ello hasta que estoy bastante cerca. Veo un bulto sobre el suelo, y a continuación veo otro, y otro mas. Durante un instante de duda me quedo paralizada, pero algo me obliga a seguir adelante. Ahora distingo lo que es, ojalá no lo hubiera visto, si pudiera volver atrás y borrar todo de mi mente, olvidaría también que la dejé olvidada y quería recuperarla.



Me siento rodeada de muerte, pero la realidad es mucho peor.
Recorro con la mirada su cuerpo inmóvil, me quedo paralizada al darme cuenta que el brillo de sus ojos no se ha extinguido todavía: agoniza esperando una muerte colectiva.
A pesar de que solo se trata de un animal no puedo reprimir una lágrima, solo una. El manto de nieve que cubre la calle está ahora salpicada de sangre de niños, hombres, ancianos y animales sin futuro, y aunque cada uno de ellos se merece un mar de lágrimas no puedo ofrecerles mas que una sola lágrima, eso y una última ayuda.

El mismo chico que había ahuyentado aparece de nuevo. Se me acerca lentamente, con cautela, y cuando está cerca se presta a ayudarme.
Evitamos que nos miren. Vamos cerrando sus ojos para siempre y nos bañamos con su sangre al arrancarles la vida y ofrecerles descanso. Solo se escuchan sonidos de un último respiro, pero ninguno grita; ninguno pide una nueva oportunidad.

Hemos dejado atrás la calle.
No sé por qué, pero sigue caminando a mi lado, en silencio.
Cae la noche.
Por fin llego al portal y la veo ahí, tal y como la dejé, pero ya no me importa. No sé si cogerla o dejarla.

25 comentarios:

  1. Es habitual en mí el meter gente conocida en mis sueños, pues bien, debo decir que uno de los bloggeros ha tenido un cameo en este sueño que tuve hace una semana. Para que veas lo cumplidora que soy, querías un sueño y ahí lo tienes.

    ResponderEliminar
  2. Un sueño cargado de emociones. Y una narrativa expléndida.
    Felicidades Neko, mis más sinceras felicitaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Estuvo tiempo esperándote en el portal cierto?
    bueno al menos has estado acompañada entre brumas y calles soldadas
    Pero que bien escribes, da igual que sean sueños o simples vivencias en concreto, jejeje
    Un beso Neko, siempre un placer leerte y perderme por aquí

    ResponderEliminar
  4. ¿a veces será que ciertos sueños nos vienen a encontrar?

    ResponderEliminar
  5. neko, no se como sigues cuerda con este tipo de sueños.... miedo me da!

    ResponderEliminar
  6. Un relato que angustia e incluso acojona algo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Cosas más extrañas he soñado...y aquí sigo (sólo medio loco)...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Nose si es por suerte o por desgracia pero casi nunca recuerdo mis sueños.
    Escribes genial. Encantada dar una vuelta por aqúi.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  9. Parece una escena de The Wall, la peli de Pink Floyd.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, al menos tienes alguien que te acompañe.
    Bubo

    ResponderEliminar
  11. Unos soñamos recuerdos, tú creas sueños nuevos, no sé muy bien que puede ser mejor para la salud, creo que soñar cosas nuevas, la novedad siempre hace más ilusión, no?

    Gracias por tu paso a mi blog, poesía no escribo, sólo lo intento, la prosa se me da mucho mejor, ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. En fin, ella ya no iba a decir nada, ¿qué más da si la dejabas o no?
    A lo mejor no deberías...

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por el relato. Has creado un ambiente frío e inquietante y has conseguido que me enfunde dentro del cuerpo de la protagonista.

    ResponderEliminar
  14. JasJ :P no eran gatitos, serían gatitas en todo caso!! en realidad era mi guitarra!
    En este blog, no se matan gatitos, ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  15. Para sentir...como siempre.
    Un placer pasar por tu otro yo...

    Salu2

    ResponderEliminar
  16. Leyendo lo de caminar por la calle, me has recordado a la película "My bluberry nights": "No fue tan difícil cruzar esa calle, después de todo. Todo depende de quién espera al otro lado."

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Las cosas que se dejan, casi siempre nos esperan en el mismo lugar.
    Un placer leerte.

    Saludos muchos.

    ResponderEliminar
  18. Towanda muchas gracias :) desde luego, aunque mayormente negativas, a mis sueños no les faltan emociones.

    irene supongo que aunque no nos demos cuenta, siempre hay alguien esperando en algún portal, aunque en este momento fuera tanto un alguien como un algo. Cada sueño tiene su pizca de realidada.

    jo sí, a veces los sueños hacen que nos encontremos a nosotros mismos de sopetón y hacen que recordemos cosas que creiamos olvidadas. Es lo bueno de los sueños, no están programados ni guionizados, y no hay manera de controlarlos, por eso me gusta tanto soñar.

    Juana jajaja pues de verdad que estoy muy cuerda!! :D

    pseudosociologa muchas gracias, eso pretendo! espero que algún día podáis soñar algo similar y contarnoslo

    Pepe Lo mejor es que puedo relatar aquí cualquier barbaridad que fuera real, etiquetarla como sueños y a nadie le parecería extraño! :P pero de momento no hay porque acojonarse.

    Flamenco cuentalas!! venga, hazme sentir menos rara hombre!!!!

    Cris* los sueños que mejor recuerdo son los del fin de semana, cuando no hay ningún tipo de despertador que se los lleve. Creo que todo el mundo puede llegar a recordar sus sueños si practica un poquito.

    Dani joder... pues no es visto esa peli. La recomiendas? le dan un 7, en filmaffinity... no está mal. Apunto

    Bubo has perdido la identidad!!
    Pues sí, ya que hay que matar, que sea mejor en compañia, se va mas rápido, verdad? xDDDDD

    marikosan Pues te sale bien el intento de poesía. Yo no lo intentó desde que dejaron de obligarme en el cole. Ya me cuesta muchas veces comprenderlo como para intentar crear algo.
    Yo a veces... también sueño recuerdos, pero poquitas veces.

    rombo bienvenido! :)

    Iren sigo sin saber por qué la dejé ahi, pero a veces hacemos cosas sin pensar los porqués, y lueg otoca lamentarse. Incluso en los sueños nos arrepentimos de cosas!

    El grito en el cielo que te has metido en mi cuerpo???? y qué tal??? jajaja, me alegro de que te haya gustado

    Toni Lo mejor es que gracias a que escribo esto, no olvido mi otra vida de psicópata loca. Los sueños van como vienen, demasiaod rápidos.

    Silencio es la segunda peli a la que recuerda mi sueño, pero os juro que apenas veo cine! aunque estas dos semanas he batido el record y he visto dos pelis: pulp fiction y kill bill, geniales para producir nuevos sueños!

    Luna un siempre no muy claro para mí. A veces se mueven solas y te esperan en otro lugar, te obligan a buscar y a seguirlas.

    Milu la próxima vez, le pondré banda sonora para darle todavía mas sonoridad :)

    ResponderEliminar
  19. Aquí otro q respira también! jeje

    Me gustó el relato, si es tuyo tienes un don, y si es copiado el q lo escribió está claro q también.

    Me quedo echando un vistacillo, un saludo!

    ResponderEliminar
  20. bitelino un poco de las dos. Es un relato copiado a mi misma, es un sueño :) pero tranquilo, no pienses que estoy desequilibrada!

    ResponderEliminar
  21. Neko, que acojones con tus textos a Pepe Deapié o a cualquiera no quiere decir que sea el relato de algo que ha ocurrido, la ficción también acojona, y mucho. ¿O no?
    Yo estos sueños tuyos no los entiendo del todo pero me encanta lo que entiendo y, lo que no entiendo, me gusta más todavía.

    ResponderEliminar

Si aún respiras... demuestramelo