viernes, 11 de mayo de 2012

Un día de ira

El tiempo parece funcionar a un ritmo distinto cuando sientes dolor.

Los días parecen convertirse en semanas, las semanas en meses, y cuesta recordar que un día caminabas tranquilamente por la calle sin ser consciente de tu propia suerte.

Llevaba semanas soportando el dolor causado por una inflamación de las vértebras y pensando que si algo me quedaba como consuelo es que era dificil que emporara si no hacía nada que lo provocara, pero me equivoqué; al día siguiente me levanté con la casi totalidad de la espalda contracturada; hasta el simple hecho de respirar parecía dolerme.

Aquel día era miercoles.
Por primera vez en muchos años estaba sóla en casa; mi novio estaba de viaje y yo ni siquiera sentía su falta, y mientras caía la noche sentí explotar algo dentro de mí, y lloré de rabia, de dolor, de impotencia y amargura hasta que observé la patética imagen que me devolvía el espejo.
Bajé a la calle dispuesta a tirar la basura, y esperando tal vez poder tirar dentro de ese contenedor algo mas que residuos y sentir algo de paz.

Pueblo viejo de Belchite.

Sólo diez pasos para alcanzar los contenedores.
Un pájaro se me caga encima e instintivamente entrecierro los ojos y observo el cielo oscuro esperando ver el rostro de alguien partiéndose de risa allá en lo alto.

Tiro la basura, y todavía apreciando el magnífico olor de los desechos una pareja de jóvenes con traje me cierra el paso.

- Buenas noches -me dicen exhibiendo una blanquísima y perfecta dentadura-
- Buenas noches... lo siento pero es que....
- Alguna vez has hablado con Dios.
- Nunca he tenido ocasión de verlo para charlar con él, pero os aseguro que me encantaría conocerlo.
- No querrás que nuestro señor se te presente aquí, a ti precisamente, el señor es omnipresente, no necesita estar aquí para que hables con él.
- Llámame loca, pero no voy a hablar con alguien a quién no puedo ver.
- Si lo haces te ayudará con todos tus problemas y serás feliz por primera vez en tu vida.
- ¡Genial, me has convencido! ¿llevas un formulario? ¿dónde firmo?
¿Y tu Dios me buscará trabajo si pierdo el mío, hará que me olvide del dolor que apenas me deja andar, me devolverá la ilusión por la vida? ¿Hará acaso que deje de lloverme mierda del cielo? -digo mientras vuelvo a mirar el cielo-
- Cada uno tiene su propia lucha, no puede hacerlo todo por ti. Recuerda que él te creo.
- ¿Que él me qué?
- ¿De verdad crees que todo ésto nació de una explosión?
- ¿De verdad crees que esto lo creo un... alguien?
- ¿Cómo se crea este banco de madera? Tu vida debe ser muy triste pensando que una vez que mueres no hay nada.
- Perdona... ¿Y de qué iglesía decís que sois?
- De la iglesia de Jesucristo. Fundada en 1829 por Jonh Smith.
- Bonita secta -ambos sonríen, desearía escuchar lo que piensan de mí en ese momento-
- Hemos incluso convencido y ayudado a gente mucho peor que tú, no pierdes nada en escuchar.
- ¿Gente "mucho peor que yo"? ¿pero eso es posible? no ireis ahora a rezar por mi alma envenenada y condenada, ¿verdad?
- Sólo tu puedes pedirle a Dios que perdone tus pecados.
- Os dejo la tarea a vosotros, que parece que tenéis mas tiempo libre.
- Si nos acompañas, podrás ver el paraiso junto a nosotros.
- Esto.... ¿me estáis proponiendo algo indecente? os advierto que además de mala sangre no es mi mejor día.
- No, no, tranquila, jamás se nos ocurriría.
- ¡Cómo que jamás se os ocurriría!
- El paraiso que te ofrecemos no tiene fronteras ni límite, si pudieras verlo jamás podrías rechazarlo -Contestan mientras ponen en práctica una sonrisa perfectamente ensayada-
- Habéis estado a punto de convencerme; os doy las gracías sinceramente, me habéis alegrado la tarde -les respondo mientras río-, pero tengo que irme, este olor a basura no me está dando precisamente hambre, y quisiera deshacerme del precioso regalo que el cielo acaba de ofrecerme.

17 comentarios:

  1. Hace una semana comencé a escribir esto, pero hasta estar en el ordenador mas de las nueve horas de rigor hace que el dolor de espalda se incremente, por lo que como todo actualmente en mi vida, se quedó en suspenso.

    El otro día regresaba recordando cada uno de los blogs que solía visitar, y la verdad es que echo de menos leerlos y volver a escribir.

    La puñetera vértebra parece no curarse nunca, y desde el médico solo me dan datos confusos. Una me dice que me ponga frio, la otra que me ponga calor, la otra me hincha a medicamentos (aunque suelo rechazarlos esta vez no ha habido mas remedio), una me dice que no vaya a ningún fisio por mi cuenta, que el tema de las vértebras es muy delicado, no hasta que me realicen pruebas, pero... ¡no me mandan hacer pruebas!
    así pues la semana que viene vuelvo a tener cita con el médico, igual un día se cansan de verme por allí y me dan una solución.

    ResponderEliminar
  2. jajaja pobre... por si tenías ya poco encima un pájaro malvado... suele pasar en los días malos, q las desgracias se atraen unas a otras.
    No sé de qué conozco tu blog pero lo tengo en favoritos.
    Espero que te mejores!
    No estás sola, yo también estoy de médicos p'arriba y p'abajo...Mal de muchos, consuelo de tontos jeje.
    Ánimo y sigue escribiendo, cuando se pueda :)

    ResponderEliminar
  3. Solo se me ocurre que insistas ... animo Neko.
    Un abrazo muy grande, y sigue escribiendo cuando puedas y el dolor te lo permita.

    ResponderEliminar
  4. Ay mi pequeña! qué alegría verte por aquí y qué pena leer estas cosas. Pensaba desde hace 3 ó 4 días en ti y otro blogger "de los antiguos" y, bueno, te echaba de menos. Espero que la espaldita se te mejore, que es una jodienda, qué te voy a contar.
    Muchos besos de los que curan.
    PD. Me ha gustado mucho la entrada aunque me de cosica tu espalda. Pero al menos no hay sangre ni muertos como es tu costumbre...

    ResponderEliminar
  5. Parece que esto no es un sueño. Espero que te mejores, que esa vértebra vuelva a su sitio.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  6. Pues te diré que yo crecí al lado de una iglesia. Y que desde que recuerdo siempre hablé con Dios. Hablar con Dios sin recibir contestación ( si quieres entenderlo así) me enseñó a desentrañarme a mí misma. A escucharme, a encontrar consuelo y cosas bonitas a mi alrededor. No sé si lo que cuenta la iglesia es verdad, pero sé que hablarle me ha hecho sentirme escuchada. Y saberte escuchada en la noche de los días es un regalo del cielo, porque cuando sabes escucharte a ti mismo, aprendes a escuchar a los demás y a encontrar lo que te une a ellos.
    Que siempre es mejor que no escuchar nada y diferenciar todo el tiempo.

    Te deseo una pronta recuperación =)

    ResponderEliminar
  7. Espero que te mejores. ¿Has probado ir a fisioterapia? Suele ir muy bien para los dolores y sin efectos secundarios.

    ¡Ponte buena pronto!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Por Dios! Me gusta que no busques autoengaños incluso en el dolor. Entiendo y respeto que haya gente que se busque seres omniscientes pero inexistentes porque la vida a palo seco es dura. Pero a veces salimos algunos duros que la enfrentamos y lo pasamos mal pero no optamos por buscarnos engaños. Cuando estamos bien tenemos la ventaja de ser libres de pecar a gusto y sin remordimientos. Todo tiene sus ventajas. Con Dios o sin él te recuperarás.

    ResponderEliminar
  9. Parece que sea una cosa mala tras otra D: Joder, menuda suerte. Espero que te mejores y en cuanto a lo de la religión... bah, ya lo has dicho tú en el texto. Una secta. Almenos esa es mi opinión, intentan sacarte todo lo que pueden y no te dan nada a cambio. No sé, a lo mejor estoy siendo dura pero es que me da mucha rabia...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. cambia de médico!! algo parecido le ha pasado a mi hermana y con fisioterapía esta muuuuuucho mejor....
    por cierto, hay por ahí un estudio que dice que las personas creyentes son más felices, más afortunadas...

    ResponderEliminar
  11. Más que hablar con Dios, habla contigo. Una vez aprendes a escucharte, desaparece tanta paja mental y te quedas de un agusto...

    ResponderEliminar
  12. Joerrrrr, eso es una mala racha......pero lo has contado con gracia.
    ¿Porqué no te hacen las pruebas?
    ¿Te ha mirado un tuerto?

    ResponderEliminar
  13. Vaya, pues lo siento. Yo tengo dolores de espalda, de tipo muscular y se pasa mal, si. Hale, ánimo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho el post, eres capaz de distanciarte -aunque sea hasta el contenedor. Yo he tenido experiencias de ese tipo, de una cada vez peor que la anterior, y sin un dolor de fondo la preocupación por saber cómo se resolverá, y ha sido bastante agotadora. Espero que mejores pronto. Ya nos contarás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Se te echa de menos Neko. Un saludo,

    ResponderEliminar
  16. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar

Si aún respiras... demuestramelo