sábado, 4 de septiembre de 2010

Distancia

La primera vez que pronunció un te quiero, lo hizo frente a la pantalla de un ordenador.

Lo hizo sin emitir sonido alguno, y con la rabia del que destroza una imagen que ha permanecido en la mente durante demasiados años.

Llevaba tanto tiempo soñando con aquel momento, que había planificado por completo cada detalle, forma y color; había ensayado una y mil veces cómo sería todo, como tenía que pronunciar aquellas palabras, y finalmente había decidido que ese día cambiaría el rumbo de su vida, pero le faltaba un detalle importante: encontrar el personaje en su cuento de hadas.

Le llevó tiempo conseguir sustituir aquella imagen por la que le rodeaba, y lo hizo lentamente, sin prisa, con cada una de aquellas nueve pulsaciones de teclado.

Cambio la tenue luz de una gran luna llena por la mortecina luz de un flexo.

La indescriptible belleza de la noche frente al mar se transformó en una lóbrega habitación en penumbra, el sonido del mar al romper contra las rocas en una maldita canción de Alejandro Sanz que le gritaba estupideces sobre un mundo que le era extraño, y el príncipe azul... qué decir del príncipe azul que le había robado el corazón. El destino le había jugado una mala pasada al permitir que se enamorara de miles de palabras a las que apenas podía ponerles cara y que aunque realmente fuera corpóreo se encontraba a miles de kilómetros.



Tras escribirlo, su mirada quedó perdida en aquella pantalla; se olvidó de respirar, se olvidó de parpadear, lo único importante en aquel momento era la respuesta que aquel aparato pudiera darle.
Mientras esperaba pensó en lo ridículo de la situación, en que nada debería suceder de esa manera, no le encontraba sentido a todo aquello. Aunque la respuesta fuera la que ella esperaba no podría mirarle a los ojos al decirlo, ni abrazarle o besarle. No podría hacer nada. Todo era tan absurdo que pensó en buscar una manera de matar todo aquello que llevaba dentro.

En ese momento leyó la respuesta a su mensaje y todos los pensamientos que le rondaban la mente, se borraron.

26 comentarios:

  1. Holaa! Cuando te leo me pasa una cosa, siempre me quedo con ganas de saber más, me dejas de verdad que con la intriga siempre!
    Qué leyó en la pantalla? Yo también, yo a tí no, no soy un tío, estoy casado..

    Yo nunca me he enamorado por internet, por suerte ehh aunque sí me ha pasado querer tener una amistad con esa persona porque me caia fenomenal pero pasar de ahí no, sería meterme en una historia que no me apetece nada vivir la verdad, bueno y a él tampoco qué coño, porque quizás si él hubiera querido puede ser que tal vez me arriesgara pero me parece difícil caer en eso, prefiero el bar de copas de toda la vida aunque también es cierto que conozco parejas (dos inclusos se han casado) que se conocieron por aquí, en fin todo puede ser, un besito! :**

    ResponderEliminar
  2. Vaya dos... Esta bien eso de enamorarse, ¿pero solo de letras? No se. Bueno... si se, y no es lo suyo. Aunque es un sucedaneo y al fin y al cabo, de ilusión tambien se vive.

    ResponderEliminar
  3. Se puede, para mi desgracia os aseguro que te puedes enamorar de una imagen y un puñado de palabras. Por suerte esta no es completamente mi historia, la mia tuvo un final "feliz".

    Hay mas gente de la que nos imaginamos para la que el ordenador es el único medio de expresión, que fuera de él no tienen prácticamente es una auténtica lástima si, pero si no fuera de esta manera quizás no tuvieran ni siquiera eso. Tranquilos, no sufrais por mi, a pesar de estar un sábado en el ordenador, tengo vida en el exterior :)

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy ahora mismo en medio de un torneo de Magic, ya va ser mi turno, y tienes razón se puede perfectamente, pero siempre que surja de manera natural creo yo, no en un chat donde se entra a forzar las cosas y bueno, yo es que le tengo un asco a los chats! pero poder se puede, ademá todos conocemos casos de fracasos escandalosos pero también de alguno por ahí que ha funcioando no?, un besito guapa :*

    ResponderEliminar
  5. ¿Estan cambiando las relaciones humanas?, ¿ponemos pantallas a los deseos y perdemos el contacto que da el tacto humanos?... interesante.

    ResponderEliminar
  6. El amor es el amor, sea de una nube o de un cuerpo caliente!

    ResponderEliminar
  7. Cuánta razón ! Creo q a veces, sentimos más seguridad diciendo sentimientos a quién no podemos tocar. A veces me pasa ...
    Un beso o 2!

    ResponderEliminar
  8. Comprendo a quienes por edad no conciben otra forma de conocerse y enamorarse que no sea la que predominaba en "sus tiempos" (no lo digo por tí). Yo soy jovencito, tengo 20 tacos y he pasado mucho tiempo delante de la pantalla, en foros, por messenger, en mmorpgs. En todos esos lugares he encontrado a personas de un valor inaudito. Me hago consciente de que con algunos de ellos la mejor relación era vía internet, mientras que con otros lo mas deseable sería vivir cerca para vernos cara a cara de vez en cuando. En mi opinión todo esto no depende tanto del medio sino de las dos personas y de sus habilidades comunicativas. Para poner toda la confianza en otro no hace falta mirarse las ojos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por sus lindas palabras en mi pequeño cabaret, Neko. Un placer que venga a visitarme siempre que así lo desee. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Enamorarse de palabras... es eso y no lo es. Las palabras y las frases están en un orden creado por la persona que hay detrás. De todas formas la imagen es muy buena. Sentir el absurdo de una relación o de un sentimiento. Qué relato tan interesante. Y tan real, tan reconocible...

    ResponderEliminar
  11. Claro que se puede, las palabras correctas, la frase adecuada en el momento propicio siempre enamora, a través del soporte que sea...

    ResponderEliminar
  12. Hola Neko. Yo también he experimentado lo que cuentas en el relato, aunque hace mucho tiempo. Es cierto, seguramente pase más veces de las que podamos imaginar. No deja de ser triste, pero también, como has señalado en un comentario, si no fuera por este medio hay gente que no experimentaría ciertas cosas. Aunque…sigo pensando que como las relaciones sociales en persona no hay nada. Ningún medio podrá sustituir o mejorar eso, por mucho que se intente suplantar o imitar.

    Muchas gracias por tu visita a mi blog, aunque ya habrás comprobado que lo tengo abandonado desde hace más de un año. Ahora estoy pensando en abrir uno nuevo. Prometo tener en cuenta lo del contraste para que la gente no se deje los ojos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Joder.. siempre me dejas flipado Neko..
    Yo enamorarme no, pero si conocer grandísimas personas y ser consciente de que estas cosas pasan porque han pasado muy cercanas a mí.. Por desgracia es una historia muy triste..

    ResponderEliminar
  14. Vir Tampoco a mi me gustan las cosas forzadas, pero incluso de situaciones así pueden salir historias que acaban bien. Para no ir mas lejos, el hermano que acaba de tener una hija conoció a su novia mediante una web de contactos para estos fines. Me parece un comienzo muy frio y forzado, no me gusta para nada, pero quien diría que fue así viendolos ahora.

    Ex-compi A mi parecer las relaciones humanas si han cambiado; el ordenador las ha enfriado y distanciado demasiado, solo hay que ver que cuando antes se quedaba a tomar un café ahora se puede sustiuir por hablar por el messenger, el facebook o similar. Parecemos saber mas que nunca de todos, y sin embargo me da la impresión de saber menos que nunca de nadie.

    4 strongs winds and 7 seas Al final todo viene a ser así, no hay mayor verdad de aquello de que el amor es ciego.

    *Eleanor!* Supongo que es mas fácil hablar de sentimientos cuando no tienes a la persona enfrente, cuando sabes que aunque sientas verguenza o te ruborices, la persona que tienes enfrente no se va a percatar. Sobre todo sucede eso cuando nos falta algo de seguridad, pero si, es mas fácil.

    Dani Ahí le has dado. Yo soy mas o menos de la primera generación que tuvo internet en este pais, y he vivido todo lo que tu cuentas (menos lo de mmorpgs, ni idea de qué significa eso...). En aquellos años la novedad que supuso este tipo de medios creó muchas obsesiones, reconozco que me pegué demasiadas horas frente al ordenador.
    La facilidad de comunicación es mucho mayor, digamos que puedes conectarte a internet y ser como y quien eres o deserarías ser. A partir de ahi tienes dos caminos, que todo esto te ayude a dejar atrás tus miedos, verguenzas e inseguridades o que te limites a tener esa vida virtual.

    jordim Nada como los amores platónicos, nada como la distancia para no deshacer esa perfección

    Madame Vaudeville De nada, por la visita a tu blog, pero no era necesario que entraras comentar al mio por simple cortesia a dar las gracias.

    Houellebecq Quién no se ha enamorado de palabras alguna vez, de algo intangible y lejano... Cuando eliminas el aspecto físico de un sentimiento como el amor, te queda solamente lo mas profundo e importante, todos estamos en igualdad de condiciones en ese punto. A corto plazo es evidente que no es suficiente, pero me parece una bonita idea que alguien pueda sentir algo así sin requerir una presencia física x.
    Decir tambien que me da la impresión de que muchos de estos enamoramientos son mas soledad que amor, y que desaparecen como aparecieron. Por desgracia finalmente el tema del físico siempre es importante.

    Rific Si se sabe qué decir en el momento justo, puedes ganarte a una persona sin necesidad de demasiadas palabras, es verdad.

    Victor Si te gusta el mundo de los blogs, te animo a que te crees uno, lo malo es que muchas veces requieren demasiado tiempo y no siempre disponemos de él. Gracias por tener en cuenta lo del diseño, un mal diseño puede destrozar un blog por completo!

    Sobre lo escrito... yo experimenté algo parecido hace muchos años, era practicamente una cria cuando sucedio. Es una situación muy poco idílica, pero si lo pensamos que es mejor, que algo pueda suceder aunque sea de esta manera o que no suceda nunca?

    Spike Es una historia triste por el hecho de que no sea de otra manera y si tiene mal final, pero si el final es el deseado no tiene porque serlo, muchos querríamos estar en su lugar. Conozco varias historias que hoy en día siguen adelante despues de ya años.

    ResponderEliminar
  15. No es un video, sólo una canción, el Columpio asesino es el nombre del grupo. :)

    gracias por pasar, y dejar tu huella. besos

    ResponderEliminar
  16. hermoso relato. Real como la vida que nos está tocando vivir...

    ResponderEliminar
  17. Muahahaha, no he leído los comentarios pero...que levante la mano quien no lleve como 10-12 años en internet y no se haya visto metido en un embolao de estos, con o sin final feliz :d

    El texto, precioso, besos

    ResponderEliminar
  18. ((Todo era tan absurdo que pensó en buscar una manera de matar todo aquello que llevaba dentro.))

    A veces pasa,,,
    ¿que le vamos hacer la vida es así de extraña y retorcida...

    ResponderEliminar
  19. La primera vez que pronuncié un "te quiero" no existía el ordenador. Ni el móvil. A pecho descubierto. Y teníamos los mismos miedos; la misma inseguridad; y se sentía vergüenza; y se ruborizaba la gente. Y el contacto, la amistad, el amor, avanzaba a trancas y barrancas, como siempre. Nada ha sido perfecto, ni lo es, ni lo será. Más tienes dentro de tí de perfección que la tendrá nunca el mundo.
    Ya ves, yo el texto lo veo como una metáfora. Y muy acertada, sin tener que significar lo que dice, pero, ya sabes, la manía de los que comentamos, que a veces llegamos a conclusiones que no se le habían ocurrido ni siquiera al autor.

    ResponderEliminar
  20. Yo también paso absolutamente de los chats. Ni siquiera estoy metido en una red social, ni uso demasiado el msn, y eso que uso el blog activamente y algunos días estoy bastante tiempo frente al ordenador entre una cosa y otra. Pero hace ya... nueve o diez años sí estuve un tiempo en un chat, tuve una mala experiencia y nunca más.

    Pero eso no quita para que no respete a los que quieran conocerse, ligar... por internet. Creo que siempre es mejor mantener una relación en persona, pero bueno, tanto para conocerse como para mantener un tipo de contacto cualquiera puede ser una forma. Si hace bien y alegra, pues hace bien.

    ResponderEliminar
  21. Vaya, final abierto...

    Uno sí puede enamorarse de las palabras, de su misterio, de su magia. Puede.
    Y puede vivir así o conocer a la persona de detrás de las palabras y arriesgarse a la posible ¿y probable? decepción.

    Un saludo, Neko, y gracias por pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  22. ay Raúl, que fácil es decir nunca mas!! aunque si te soy sincera, pienso exactamente igual que tú, una y no mas. Nada como el cara a cara, dónde no hay confusiones ni malinterpretaciones de ningún tipo.

    María poder se puede, pero no e la mejor de las maneras ni me parece la manera mas natural.

    CAOS Actualizarse o morir :)

    Pitt Tristán Está genial que se pueda sacar una interpretación distinta de lo que escribo, muchas veces intento incluir entre líneas ideas que en un primer vistazo pueden pasarse por alto.

    JasJ Como diría el tipejo ese en la reunión del monorail de Sprinfield.... "Yo nooooo" ;)

    Meme Muchas veces me he preguntado si la vida fuera mas sencilla se le sacaría tanto jugo, tal vez no.

    ResponderEliminar
  23. Como alguien ya ha dicho por aquí, el amor es el amor, y da igual que sea virtual que de otro tipo. ¿Los engaños son más fáciles en la red?
    No estoy seguro del todo. ¿NO hay personas de carne y hueso que no nos pueden engañar en su aspecto físico, pero, sin embargo, nos engañan en el interior...?
    Cada día tengo más claro que la red es un reflejo de la vida real...
    ¿Repito lo que siempre digo sobre la escritura y tú?
    Bueno ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  24. Fácil enamorarse de palabras, fieles reflejos de nuestra alma.
    Buen post, como siempre...

    Salu2

    ResponderEliminar
  25. Hace muchos años, de niño, ví por la tele una obra de teatro, que iba de un hombre que encuentra un diario extraviado y se enamora de la mujer que lo ha escrito. No me acuerdo cómo, quizá por un anuncio en un diario, acude para devolver el diario y conocer a la autora. Entonces, aparecen muchos hombres con el mismo diario, que se ofenden y se marchan, quedando sólo el prota. Cuando sólo él ha quedado, aparece la autora del engaño. Una anciana, que le cuenta que cuando era joven tenía complejo de fea y se había impedido a sí misma por ello el amor y que había hecho la prueba para demostrarse a sí misma que había cometido un error.

    Tu relato me ha recordado esta obra.

    ResponderEliminar

Si aún respiras... demuestramelo