jueves, 9 de diciembre de 2010

Aprender a volar

La realidad era que sus palabras no eran mas pesadas que el aire.

Llevaba demasiado tiempo viendo a aquellas personas y sintiendo que ninguna de ellas le aceptaba realmente, y todo aquel tiempo había ayudado a que se sintiera diferente, vacío y miserable.

A su paso escuchaba murmullos; reconocía risas ahogadas a las que respondía llevando su mirada al suelo; frente a frente, sus ojos delataban la lástima que sentían al mirarle con tal fuerza que acabó aceptando la idea de ser distinto y no merecer una vida como la de los demás.

Vivía en un cuarto piso en el que desde las 16:00 hasta las 20:30 se sentaba a ver la gente pasar por delante de su ventana.

Le gustaba imaginar que aquellas personas miraban hacía arriba y le saludaban alegremente; jugaba a leer sus mentes, a intuir cada uno de sus pensamientos, predecir su futuro o adivinar el porqué de su prisa. Hizo suyos cada sentimiento de felicidad, de paz, dolor o tranquilidad que trasmitían en la distancia. Llegó a considerar amigos a todos aquellos extraños, les puso nombres e inventó una historia que marcara sus vidas.

Sonreía al ver pasar cada día a la señora Carmen llevando al colegio a su nieto Iván; el día que vio a María dirigirse al médico se alarmó innecesariamente, al día siguiente supo que era por una buena causa: estaba embarazada desde hacía cuatro meses de un niño que llevaría por nombre Daniel; y el día que vio a Jesús con mirada ausente supo que su padre había muerto y con tristeza rezó una oración en su nombre.

Pasó tanto tiempo viviendo de esta manera que acabó sintiendo miedo del mundo exterior; la protección de aquella realidad que había creado terminaba en el mismo segundo en el que cruzaba el umbral de su puerta, vivía en una burbuja de cristal creada por y para sí mismo.



Aquel día era martes.
Como cada día llegó al trabajo a las ocho y se escondió tras el ordenador esperando que nadie recordara su existencia. Abrió su correo en un acto mecánico y encontró un mensaje de remitente desconocido. Eran pocas las palabras que contenía, pero suficientes para apuñalar su universo: "Estoy hasta los cojones de que siempre andes detrás de esa ventana, puto degenerado. Mas te valdría despertar y abrir los ojos de una puñetera vez. No le importas a nadie, vas a estar siempre solo, y lo sabes. Eres patético".

A pesar de no levantar la mirada de su ordenador, sintió clavadas las miradas de todos los que le rodeaban. No dijo nada. Solo se levantó y se marchó intentando no mirar a su alrededor, como un autómata.

Llegó a casa y abrió aquella caja que su padre le había dejado como legado tras su muerte.
Extrajo con cuidado la pistola que contenía y la acarició suavemente, con cariño e incluso nostalgia, mientras se acercaba a la ventana. Se quedó embobado unos instantes observando el reflejo que el sol producía en la brillante superficie, y cuando despertó apuntó el arma a su sien esperando que alguno de sus amigos le gritara todas aquellas razones que tenía para no hacerlo, esperó un minuto, dos, tres... pero si alguien llegó a verlo, a ninguno pareció interesarle.
Despojado de cualquier ilusión apuntó hacía los que un día consideró sus amigos y disparó hasta vaciar su cargador.

La calle se tiñó de sangre y de gritos que terminaron en el preciso instante en el que intentó despertar y aprender a volar.

27 comentarios:

  1. Sí... sigo soñando. Supongo que en este caso el sueño tiene pincezadas de remordimiento por mi parte.

    ResponderEliminar
  2. Mejor borrar los correos de gente que no conoces. Esto es peor que un virus.

    ResponderEliminar
  3. Me ha puesto la piel de gallina desde el principio hasta el final.. no sé ni qué decir y lo peor es que hay muchísima gente así de sola, yo por ejemplo creo que voy demasiado a mi bola, creo que me paso un pelo, espero no acabar así! Uf no creo.. a día de hoy no me siento sola para nada, qué pena me ha dado..

    ResponderEliminar
  4. Veo que te estás especializando en relatos que dejan mal cuerpo. Como ya te comenté en otro anterior se que son buenos precisamente porque me dejan mal cuerpo.

    En este caso, los problemas mentales del sujeto quedan de manifiesto cuando dices "acabó aceptando la idea de ser distinto y no merecer una vida como la de los demás". El final también es interesante y muy verosímil, en el sentido de que (es una opinión), este tipo de gente hace daño real a los demás y pocas veces a sí mismos. Le habría pegado menos como final del relato que se suicidase, sería menos verosímil.

    Como dice mi amigo Pitt, la realidad puede ser increible, pero la ficción tiene que ser verosímil.

    Buen relato.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ves? En mi blog tambien algún relato que "deja mal cuerpo" como dice Pepe Deapié. Será el "Chip padre" el que me hizo ponerlo. A mi no me gustaría que mi peque se leyera algunos de los relatos que yo hago, o de otra gente. Supongo que por eso tengo la restricción. No porque salga alguna teta suelta de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  6. Regresamos a esos relatos que genera tu subconsciente y que animan a ser de los más misántropo. A Pepedeapié le van perfectos. Pues sí. Yo también lo encuentro muy verosímil. En la realidad la gente ha conseguido miles de suicidios (en realidad incontables). No sé si es crueldad o ignorancia pero siempre hay alguien dispuesto a joderte la vida porque no piensas como él. Estos individuos sin ideas propias abundan y se unen en jaurías para ganar la fuerza que no tienen en el grupo. Eligen una víctima y la despedazan y se sienten fuertes y... Bueno, que me desvío ya del tema. Buen relato. La mejor decisión era disparar contra ellos. Como es un relato a mí me ha dejado buen cuerpo. Es casi catárquico.

    ResponderEliminar
  7. Bubo ok, ahora te entiendo. La verdad es que cuando veo un blog restringido siempre pienso en que es por una cuestión de sexo o violencia mas explícita, pero llevas toda la razón en que en algunas ocasiones podría herir la sensibilidad de algún lector, y la verdad es que si en alguna ocasión ha sido así lo siento, nunca lo he pretendido, y ni me había planteado el hecho de que la simple trascripción de mis sueños resultara un tanto macabra en algunas ocasiones. Que vamos, comprendo tu decisión. Mis miras a veces parecen demasiado cortas.

    Vir Hay mucha gente sola, miramos a nuestro alrededor y cuesta darse cuenta de ello, pero cada vez mas. Los ordenadores crean muchas personas dependientes de relacionarse con las personas a través de una máquina de tal manera que después no saben cómo hacerlo frente a frente.
    Las apariencias engañan en este tipo de entornos, pero desde luego no se me ocurriría decir que parezcas de ese tipo. Es algo normal el que te guste tener tu espacio y que necesites cierta soledad. Es lo que pasa cuando no necesitas estar rodeado de gente para sentirte alguien.

    Pepe Creo que acabaré perdiendo a la poca gente que entra por aquí con este tipo de relatos... me lo he planteado alguna vez, pero si comienzo a escribir lo que la gente quiere leer, simplemente dejaré de hacerlo.
    Este sueño creo que viene muy relacionado con mi trabajo. La informática me parece un mundo con demasiada gente solitaria y con problemas graves de autoestima y de sociabilización.

    Hou Intento intercalar un poco el tipo de post, pero los sueños surgen cuando menos lo esperas!
    Cuando tienes una mente débil y una personalidad nula intentas demostrarte a tí mismo que eres fuerte jodiendo a el que es mas débil o distinto. Todo esto comienza en el colegio, algo que se ve normal porque siempre se ha dicho que los niños son crueles y nunca se ha querido ir mas allá, pero ahora ya se le ha dado un nombre porque va mas allá, y es el inicio de la formación de problemas muy graves que pueden arrastrarse a lo largo de toda una vida si no se pone solución.
    En los puestos de trabajo por desgracia es parecido. Muchas veces no somos mas que niños jugando a ser mayores, nos gusta demostrar que nuestra manera de pensar y de actuar es la única y mejor, a costa de machacar psicologicamente a quien haga falta.
    Nunca he entendido porque ese empeño de muchas personas por hacer ver a gente con problemas lo tontos, lentos o inútiles que son en lugar de permitirles ser felices en su ignorancia si tiene que ser así. La puta envidia de siempre hacía una felicidad que no se comprende.

    ResponderEliminar
  8. Si te dedicas a escribir lo que quieren los demás en lugar de lo que tu quieres, entonces el blog dejara de tener sentido y no te hará más feliz tenerlo. Se convertirá en una servidumbre. Si tienes un blog es precisamente para escribir lo que te apetece.

    Yo desde luego prefiero que se hayan escrito 1984, Un mundo feliz, Rebelión en la granja, Opiniones de un payaso, etc.

    ResponderEliminar
  9. La soledad no existe hasta que hacen que te importe, hasta que te convencen de que es mala, que debes pertenecer al grupo, seguir al líder y por supuesto, aspirar a ser el líder. Desde pequeños, nos adoctrinan para esto, competir con todos por todo y desear siempre ser mas y tener mas.
    El relato me gusta hasta que se suicida, yo habría vuelto a llenar el cargador, pero tampoco habría disparado a la calle sin mas, habría buscado al del correo. ;-)

    ResponderEliminar
  10. Pepe tienes toda la razón, no tendría sentido alguno, pero al fin y al cabo también escribimos para que nos lean, y siempre se puede cambiar la manera de contar algo para que no moleste a nadie, aunque para bien o para mal siempre he dicho que lo mio no es quedar bien, así que dudo que lo hiciera.
    Por cierto, me encantan 1984, un mundo feliz y rebelión en la granja, pero Opiniones de un payaso no lo conocía. Creo que cuando termine el libro que estoy leyendo me pasaré por la biblioteca.

    Piedra Nos enseñan las normas bien vistas y socialmente mas aceptadas. Tendemos a considerar a la gente solitaria como infelices incapacez de disfrutar de la vida, y en algunos casos sí que es así, hay gente que está sola y no lo ha elegido. Si no es extrema ni enfermiza, la soledad no es mala, e incluso creo que hay que saber convivir con ella y no depender todo el tiempo de tener alguien al lado.

    El final del relato, es el final del sueño, es como contar una peli, si la peli tiene el final así, no me gusta alterarlo :)

    ResponderEliminar
  11. ni alfred hitchcock! definitivamente neko debes escribir una novela, eres magnífica! si te decides me avisas seré la 1ª en leerte...

    ResponderEliminar
  12. Cuánta reflexión necesita este texto. Creo que has conseguido mostrarnos una historia que está ahí, latente y que forma parte de la vida con todas sus carencias y oquedades. Terrible reflejo.
    Un relato francamente excelente

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Hola que tal¡

    Permiteme presentarme soy tania administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    tatychang@hotmail.es

    Exitos con tu página.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Tania, bienvenida.
    Me encantaría escribirte a ese email que me das, pero el caso es que no me apetece.

    Si quieres agregrar mi página a donde sea, libre eres de hacerlo.

    ResponderEliminar
  15. Un relato estremecedor propio de un telediario. Palabras que dejan sensaciones... ¿vividas,pensadas,soñadas,imaginadas?
    Mejor no darle muchas vueltas a la cabeza.
    Casi vale más la pena seguir sedado entre luces de Navidad...

    Salu2

    ResponderEliminar
  16. Un relato que no deja indiferente, te felicito.
    En mi humilde opinión, esconderte tras un cristal para observar a los demás no es una buena terapia para la soledad. Hay que vivir, no sólo observar.
    Imaginar las vidas ajenas es triste, dejarse llevar por los comentarios de los demás es un "suicidio".

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado, sobretodo el final..
    Y tu respuesta a Tania... todavía me estoy riendo

    ResponderEliminar
  18. Toni supongo que un poco de todo. Inicialmente soñadas, pero que son los sueños sino una parte de nuestra realidad interior (digo una parte porque decir completa sería reconocer que estoy majara)

    Mejor no darle vueltas a la cabeza, sí, pero para hacerlo muchas veces deberíamos estar faltos de cualquier tipo de sentido que nos impidiera sentir la realidad.

    Anne En realidad todos mis relatos son sueños, o practicamente todos. Parece que mi subconsciente tiene mayor imaginación que yo misma, y ya me jode que sea así.
    Pues sí, es triste imaginar las vidas ajenas, pero aunque por suerte no es mi caso (puede que de pequeña sí lo fuera y todo esto salga demasiados años después), hay mucha gente que se alimenta de los sentimientos ajenos porque no tienen nada que alimente los suyos propios.

    Y dejarse llevar por los comentarios... ojalá fuera tan fácil en todas las ocasiones olvidar algunas miradas, o no permitir que se clavaran algunas palabras afiladas como navajas en el propio cerebro. Ojalá siempre pudiera, pudieramos llevar un escudo que nos protegiera siempre de ello. Incluso el que dice que no le importa lo que el resto opine de él, en cierta parte se miente a si mismo.

    Una gata dado que lo que mas ha gustado es el final, debería haber escrito solo eso :P

    La respuesta a Tania, sé que suena borde, bueno no, es borde. Pero es que no comprendo este tipo de mensajes, soy muy desconfiada para estas cosas y además, sé que no volverá por aquí. Si lo hace, le pediré disculpas como se merece. Si seguro que quiere mi email para venderme viagra!!!!

    ResponderEliminar
  19. Es de esos cuentos que te dejan traumados! Desde el principio hasta el final

    Muy bueno (: y triste...

    ResponderEliminar
  20. El relato está muy bien. Si habláramos de cine, la primera parte sería como "La ventana indiscreta", el sujeto observándolo todo desde la intimidad del hogar, y la parte final, como "Elephant" (basada en Bowling for Columbine), con los chavales disparando a diestro y siniestro a los que consideran que les joden la vida.

    Espero que te levantes bien después de tener sueños con finales tan chungos :)

    Besitos :***

    ResponderEliminar
  21. La soledad es una dura cárcel, pero como decía Sartre, "el infierno son los otros".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Estoy con Piedra. Incluso "tener muchos amigos" me parece sospechoso. En cuanto a escribir, como dice Pepe, si no escribes lo que te da la gana, lo que sientes, que sea para ganar el Planeta pero no para alimentar tu blog.

    ResponderEliminar
  23. la verdad impactante, por un momento me ha producido miedo, la raon es que algun tiempo he sido asi, tan solo y aveces tan imaginativo que en verdad me daba miedo el exterior y era por quiza imaginar en exceso de verdad que esta historia atrapa no habia entrado antes a tu blog pero es muy cautivador con esas historias, lo bueno de todo eso es que aun repiro y aun sigo cambiando =)

    ResponderEliminar
  24. Me encanto esta entrada!

    ¡Un saludo!
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  25. Es muy fácil encender el fuego del miedo y la intolerancia y se tarda mucho en apagarlo pero soy de la opinión que no nos queda más remedio que entendernos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Gema son cuentos de realidad, y como tal a veces deben ser tristes,

    Tinity joder... no he visto ni una peli ni la otra. Bueno, es posible que la primera la viera de cria, pero como si no porque no recuerdo nada. Habrá que recuperar viejas pelis (lo que le faltaba a mi cabeza para mejorar los sueños!)
    Y tranqui, siempre lo digo, pero me levanto genial :)

    Carlos La soledad es una carcel que construimos nosotros mismos, y que el resto del mundo nos ayuda muchas veces a construir, pero que es peor, el infierno interior o el exterior?

    Pitt a menudo pienso que los que tienen muchos amigos es que no tienen realmente ninguno. Es la soledad la que les empuja a coleccionar amigos, como el avaro colecciona monedas. El mundo actual está lleno de tios gilitos sociales.
    Ya decidí escribir lo que me da la gana, pero si que noto que la gente es mas sensible de lo que creia y no se aceptan bien algunas cosas que escribo, pero si no soy libre aquí, dónde lo voy a ser?

    JNO Yo también tuve una época en la que perdí la fé completa en la sociedad y me limitaba a observarla desde una ventana desde la cual nadie podía hacerme daño. Como tú dices, el tiempo o te ayuda o te mata antes de tiempo.

    Tanta belleza inutil Muchas gracias :)

    El quinto forajido Escuché una vez que cuando un niño es criticado, aprende a criticar.
    Es fácil vengarse del pasado buscando víctimas en el presente, y es mas fácil todavía sentirse poderoso pisoteando al mas débil.
    No nos queda mas que entendernos, pero lástima que eso no lo comprenda todo el mundo.

    ResponderEliminar

Si aún respiras... demuestramelo